Historia de la pasta y la pizza

De la pasta se ha dicho mucho, no sólo por su sabor, sino también sobre sus orígenes. En un bajorrelieve de una tumba etrusca situada en la cercanías de Roma, que data del siglo III antes de Cristo, se encontró un rodillo para elaborar pasta y un cortador.

De hecho, el propio Cicerón emperador Romano, habla de su pasión por el “Lagum”, que son tiras de pasta largas. En esta época los romanos desarrollaron las máquinas para elaborar la pasta de lasaña. Según Platina, bibliotecario del Vaticano, escribió en el siglo XII, que los macarrones con queso eran una herencia proveniente de las cocinas de Génova y Nápoles.

Sus habitantes los comían todos los días. En un libro titulado “Olla Cocinera”, del siglo XIII, se determinó que lasagna se comía como tira de pasta en caldos enriquecidos. El autor de dicho libro era un marino. Todas estas pruebas, le han quitado a la China el lugar de origen de la pasta entre algunos historiadores e investigadores, sobre todo por que estos aseguran que Marco Polo nunca comentó en sus viajes sobre la pasta, aunque se diga, que fue él el primero en llevar a tierras ocidentales, fideos y tallarinas de esas lejanas tierras de Oriente.

Se dice que fue Catalina de Medicis, quien se destacó por el amor a la buena comida y quien, al casarse con un rey de Francia, llevó a la corte francesa el arte de la pasta, con sus chefs cortesanos. En cuanto al nuevo mundo, los españoles cultivaron el trigo para la elaboración de sus panes logrando hacer pasta de harina ligera con huevo que debía ser frita en aceite para darle dureza a la pasta.

LA PIZZA: En sus inicios se usaba como pan en las familias pobres, porque la preparación es a base de alimentos sencillos como harina, sal y aceite. Después de haberle dado forma circular se le agregaban albahaca y pimienta, así tomaba el nombre de “MASTUNICOLA”. Alrededor del 1600 la pizza en el sur de Italia evolucionó con el agregado de queso y una mezcla de pescaditos tomando el nombre de “CECINIELLI”.

Después del descubrimiento de América llego el tomate (pomodoro) a Europa, primero como planta ornamental y luego (1700) arribo a la cocina italiana solamente como condimento para la pasta en forma de salsa; es un hecho que la salsa de tomate es 100% italiano.

Después surgió la idea de condimentar el disco de pan con esta salsa y desde ahí empezó la era de la pizza tal y como la conocemos hoy en día.

El 17 de marzo de 1861 el REY UMBERTO I y la REYNA MARGHERITA, firmaron en la ciudad de NAPOLES el tratado de unificación de Italia. En homenaje a este suceso se realizó el “matrimonio storico” entre la pizza y la mozzarella. Fue un pizzaiolo napolitano de nombre Raffaele Esposito quien sobre pedido de la REYNA MARGHERITA preparó 3 pizzas:  una con la “mastunicola”, una a la marinara (tomate, ajo y perejil) y una más con salsa de tomate, mozzarella y albahaca está última en honor a la bandera italiana.

Esta última pizza gustó tanto a la REYNA  que por eso fue bautizada con su nombre y de esa manera se dio a conocer en todo el mundo la famosísima pizza Margherita.

Sabias que hay más de 50 variedades de pasta?

Variedades de pasta

De la pasta se ha dicho mucho, no sólo por su sabor, sino también sobre sus orígenes. En un bajorrelieve de una tumba etrusca situada en la cercanías de Roma, que data del siglo III antes de Cristo, se encontró un rodillo para elaborar pasta y un cortador. De hecho, el propio Cicerón emperador Romano, habla de su pasión por el “Lagum”, que son tiras de pasta largas. En esta época los romanos desarrollaron las máquinas para elaborar la pasta de lasaña. Según Platina, bibliotecario del Vaticano, escribió en el siglo XII, que los macarrones con queso eran una herencia proveniente de las cocinas de Génova y Nápoles. Sus habitantes los comían todos los días. En un libro titulado “Olla Cocinera”, del siglo XIII, se determinó que lasaña se comía como tira de pasta en caldos enriquecidos. El autor de dicho libro era un marino. Todas estas pruebas, le han quitado a la China el lugar de origen de la pasta entre algunos historiadores e investigadores, sobre todo por que estos aseguran que Marco Polo nunca comentó en sus viajes sobre la pasta, aunque se diga, que fue él el primero en llevar a tierras ocidentales, fideos y tallarinas de esas lejanas tierras de Oriente. Se dice que fue Catalina de Medicis, quien se destacó por el amor a la buena comida y quien, al casarse con un rey de Francia, llevó a la corte francesa el arte de la pasta, con sus chefs cortesanos. En cuanto al nuevo mundo, los españoles cultivaron el trigo para la elaboración de sus panes logrando hacer pasta de harina ligera con huevo que debía ser frita en aceite para darle dureza a la pasta.